MÚSICA Y ALZHEIMER
  • Octubre 30/-0001


¿Por qué personas que padecen la enfermedad de Alzheimer pueden olvidar su nombre pero no melodías y canciones?

Por Valeria Casal Passion
Esta es una pregunta que la musicoterapia comienza a responder.
El déficit en la memoria es característico de la enfermedad de Alzheimer. Durante el tratamiento, personas que padecen deterioro cognitivo y demencias, frecuentemente reaccionan de una manera inmediata a la producción musical. Parecen despertar al escuchar canciones que los han representado en tiempos anteriores, canciones de cuna o aquellas cantadas en su lengua natal. La música puede representar una llave para la memoria. Lo sonoro, constitutivo y formante de la subjetividad está presente en el desarrollo desde la vida intrauterina, la primera infancia y todo el ciclo vital hasta la vida adulta.
Desde las primeras etapas de la vida lo sonoro, lo corporal y lo musical forman parte de la constitución subjetiva, fundamento de la interacción con los primeros vínculos tempranos, el resto del entorno, durante el desarrollo posterior y formante de la subjetividad durante la vida adulta. 
Desde una mirada neurocientífica, el procesamiento musical implica amplias y distintas  zonas cerebrales. Se activan distintas zonas cuando se produce  música (ejecución de algún instrumento o canción), se la escucha, se la rememora o se la imagina.
El recuerdo musical se procesa en áreas diferentes a las relacionadas a la memoria semántica, episódica y autobiográfica. Al producirse el recuerdo musical se activan mayormente la zona media del cerebro y zonas del lóbulo frontal.
No siempre la música despierta, por así decir, un recuerdo agradable. Este recuerdo, tanto sea agradable como no, posee una emoción concomitante que ha permanecido adherida. La música puede ser la llave para despertarlo.
La musicoterapia es una disciplina científica que implica procesos generadores de salud, procesos preventivos y de tratamiento de los padecimientos en las personas, conformando un abordaje de lo social, psíquico, emocional, cognitivo y conductual.  La Musicoterapia   debe ser ejercida por profesionales matriculados y habilitados como tales. No se trata simplemente de una escucha a través de auriculares o equipos de reproducción de sonido. Es necesaria la presencia de un profesional tratante habilitado.
Teniendo en cuenta la subjetividad, historia personal/musical, acervo musical/cultural y contextual creativo de cada paciente, el musicoterapeuta en una trama interrelacional favorece la escucha, el hacer, la expresión, la identidad, la memoria y otras funciones.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios