Diverso, interesado en varias artes y ciencias, verdadero creativo, así lo decía Leonardo: "Se pinta con el cerebro".
Nuestra existencia humana perecería sin el cerebro.


Por Valeria Casal Passion
Las neurociencias refieren que el arte está hecho por y para el cerebro (el del otro).
Las células sensitivas de la retina recogen los datos físicos del mundo que nos rodea: color, forma, movimiento, disposición espacial de los objetos. “El color de un objeto no emana de éste, sino que viene dado por las longitudes de onda de la luz que refleja su superficie. Esta reflectancia varía en cada instante y, sin embargo, la “rosa sigue siendo rosa desde el pálido amanecer hasta el atardecer, cuando su sombra se vuelve roja.
La forma de un objeto varía también dependiendo del ángulo de visión, pero permanece constante en la representación cerebral…él, el cerebro, es el que asigna una constancia a los datos sensoriales que le envía el mundo. Del flujo incesante y cambiante de las informaciones, extrae y selecciona las que le permiten categorizar a los seres y a las cosas”. (1)
La representación visual ocurre en la corteza cerebral. Es el cerebro el que construye una imagen del objeto, así como el color, la forma y el movimiento de los objetos. En ausencia del objeto la imagen puede aparecer en el cerebro, aquí participa la memoria a través de otras áreas. Las áreas que intervienen en la imaginación son las mismas que las relacionadas al percibir en forma directa el objeto.
A fin de activar ciertas áreas cerebrales se puede utilizar la imaginación en personas invidentes, privadas de la visión, personas con lesiones cerebrales o simplemente como intervención terapéutica.
Estas áreas están definidas en el cerebro pero es necesario que el sujeto sea expuesto a señales visuales al nacer para poder funcionar posteriormente en el reconocimiento de formas, movimiento, color. El cerebro se desarrolla por instinto, educación y estímulo psicoemocional. La deprivación en alguno de estos aspectos, sobre todo en las primeras etapas de la vida, traerá como consecuencias complicaciones y patologías, entre ellas del neurodesarrollo.
Luego la visión y el gesto están asociados, la mano y el ojo. Sensibilidad y acción, ambos ocurren en el cerebro.
La estética no deja de ser social. El creador siempre dedica su obra. Si lo pensamos neurocientíficamente, la obra está dedicada al cerebro de otro que percibirá a través de él.
(1) Vincent J-D. Viaje extraordinario al centro del cerebro. Ed. Anagrama. Pag. 265-266. Barcelona, 2010.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios