En la actualidad existe una nueva mirada sobre la promoción y prevención de la salud que cambia su concepción.

De Valeria Casal Passion

Tradicionalmente estos conceptos se encuentran centrados en los factores de riesgo y el tratamiento de lo patogénico. Se pone énfasis en la actualidad en la necesidad de prestar atención en analizar el contexto de las personas, su individualidad y los aspectos activos de su salud. Esta mirada se complementa con el modelo prevencionista, lo contiene y  favorece que las personas transformen su salud en un activo desde antes de presentarse cualquier enfermedad.
El activo en salud es un patrimonio de las personas y las sociedades para tener, mantener o mejorar su salud o bienestar (Morgan 2007).
La prevención apunta a los factores de riesgo y su control y la promoción de la salud, teniendo en cuenta la concepción actual, apunta a los activos de salud. ésta tiene el objetivo de hacer fácil y accesible las opciones saludables para la vida, el bienestar, el crecimiento y envejecimiento saludable. A su vez quita el foco en lo patogénico y pone el énfasis en la perspectiva salutogénica (generadora de salud).
No existe cura aún para la enfermedad de Alzheimer. Si bien hay cuadros de trastornos cognitivos que están relacionados con los hábitos que hemos tenido durante etapas anteriores de nuestra vida, la demencia no se cura.
No podemos dejar de observar que hábitos saludables y buena calidad de vida están relacionadas con los aspectos socio económicos. Personas con escasos recursos en menor medida acceden a servicios de salud, aún pública.
Teniendo en cuenta la salud como un activo y el impacto en la salud pública, la atención de la crisis existente en salud a nivel global es urgente. A su vez, como sujetos individuales, durante los ciclos vitales podemos analizar nuestros hábitos y cambiarlos de forma más saludable. Si durante las diferentes etapas de nuestras vidas, nuestros hábitos han sido saludables, en caso de desarrollar posteriormente un cuadro demencial este se retrasará mayormente en su aparición.
¿Cómo?   
- Haz de tu cuerpo un bien preciado: el cuerpo nos da existencia, ¿por qué y cómo no cuidarlo? Para ello hay ciertos hábitos a tener en cuenta: eliminar el tabaco, eliminar la ingesta desmedida de alcohol, ingerir una dieta saludable y realizar ejercicio físico en forma regular.
- Eres un ser social: la actividad social favorece la vida anímica, tu vida de relación, el desarrollo y las funciones cerebrales.
- Juega y haz arte: la capacidad creativa, lúdica y la práctica de alguna forma de arte favorece tu salud general, tu estar en el mundo, tu vida de relación y tu cerebro.
- Hazte la cabeza y también descánsala: la educación y desarrollo cultural, el aprendizaje de idiomas y el buen descanso nocturno favorecen la salud neuronal.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios